default-logo

El tabaco y la salud dental

Según datos de la Encuesta Nacional de Salud, en España el 28% de la población adulta fuma de manera habitual. Además de los consabidos efectos negativos para la salud general, el tabaco causas serios problemas en nuestra boca y garganta. Muchas veces no somos conscientes del perjuicio que el consumo de nicotina produce en nuestra salud bucodental, así que te los vamos a contar.

El tabaco actúa a nivel local y sistémico en nuestro organismo. A nivel local, el humo irrita las mucosas orales, perjudica las encías y fomenta la halitosis. A nivel sistémico, el tabaco interfiere con el sistema inmune ralentizando la cicatrización de heridas.

Daña las encías

El tabaco es el factor de riesgo ambiental más importante para el desarrollo de enfermedad en las encías, como periodontitis. De hecho, los fumadores aumentan hasta 20 veces las posibilidades de sufrir una enfermedad de este tipo. Sus defensas se ven reducidas frente a patógenos periodontales. Esto provoca que los tejidos que soportan los dientes se destruyan más rápidamente. También ocasiona pérdida de hueso e incluso de piezas dentales.

Además, la nicotina y el humo repercute negativamente en el tiempo de curación de las heridas y aumenta el riesgo de complicaciones en implantes dentales.

Causa del cáncer oral

El tabaco es una de las principales causas de cáncer oral. Los fumadores tienen entre tres y cinco veces más riesgo de padecer esta enfermedad. El tabaco produce leucoplasias, que son lesiones blanquecinas en la boca, que forman parte del epitelio y crecen. Estas heridas aparecen antes del cáncer oral en un 10% de los casos. Además, también es causante principal de cáncer en cabeza, laringe e hipofaringe.

Por último, se está estudiando la exposición del humo que sufren los fumadores pasivos. Se cree que el riesgo de sufrir cáncer también aumenta en estos casos.

About the Author

Leave a Reply

*

captcha *