default-logo

¿Necesito carillas o coronas dentales?

Carillas y coronas dentales son tratamientos muy utilizados para mejorar la estética de la sonrisa, así como la corrección de imperfecciones leves. De un resultado final similar, el proceso a seguir en una y otra opción es diferente; y el tratamiento que procede implantar también lo es.

Diferencias básicas

Las carillas dentales son finas láminas de materiales muy utilizados en ortodoncia dental, como la porcelana o el composite. Se adhieren a las piezas dentales que tengan una estructura fuerte y sana por su parte frontal, sin que sea preciso, en gran parte de los casos, ni siquiera tallar el diente para su colocación. Su durabilidad puede ser larga.

Las coronas son estructuras un poco más complejas. De un mayor grosor que las carillas, sus materiales pueden ser similares (porcelana) o diferentes (es el caso del zirconio). También su aplicación tiene diferente proceso al de las carillas; se colocan sobre dientes que se han deteriorado por causa diferentes, acries, bruxismo y otras patologías dentales. Normalmente es necesario tallar el diente para poder encajar la corona y conseguir una nueva estructura.

Hay que mencionar también la necesidad de realizar un puente, en aquellos pacientes que tienen zonas donde falta un diente. Este puente cubrirá el espacio y puede hacerse mediante dos coronas.

¿Por cuál de las dos opciones elegir, carillas o coronas?

En la práctica diaria de las Clínicas dentales, mientras las carillas tienen una función generalmente estética, las coronas se usan para recuperar las funciones de una pieza dental. Junto a los consejos del especialista, dependerá de las necesidades y preferencias del paciente la elección por uno u otro tratamiento.

Como hemos visto, las carillas son básicamente una capa que modifica la parte más visible de las piezas dentales, es decir, su parte frontal. La estructura de la corona cubre la totalidad del diente.

El tallado

Las carillas no suelen necesitar el tallado del diente natural del paciente; y si se hace será con una reducción mínima del espesor, entre 0,3 y 0,7 milímetros.

Cuando se tallan los dientes para colocar una corona, puede ser necesario hacerlo en más de dos milímetros de espesor, con el objetivo de ajustar la nueva funda al diente del paciente.

En cualquiera de estos dos casos y siempre que sea preciso un tallado del diente, aunque sea mínimo, lo recomendable es el uso de anestesia local; de esa forma, el proceso no generará molestias ni dolor al paciente.

Fuentes de imágenes: YouTube

About the Author

Leave a Reply

*

captcha *